Editorial del Journal de mayo 2017

Saludos, amigos lectores del Journal:

Bienvenidos a la edad digital de 2017 y al nuevo formato digital del  Journal.  A partir de este año, publicaremos dos números del Journal: uno en mayo y otro en noviembre. Si hay una conferencia, quizá publiquemos un número extra con las transcripciones de las charlas plenarias y de las presentaciones. Si desean continuar recibiendo una copia impresa vía correo postal, se puede preparar (la copia sería una impresión de la versión en línea). El coste de la nueva suscripción para recibir una copia impresa es de 10 $ al año para los dos números. Como con todo, hacia adelante y hacia arriba.

En este número de mayo, tenemos dos artículos motivadores para nuestro disfrute y edificación. El primero de ellos, amado y próximo a la diseminación de las filosofías y enseñanzas de El libro de Urantia, es El templo de la hermandad espiritual y la gran importancia de los grupos de estudio, de Charles Laurence Olivea. En sus cálidas y coloridas comparaciones y analogías, Charles personaliza e implica al lector mientras nos muestra cómo ir

“… más allá del papel de ser meros lectores del libro; estamos más en el papel de estudiantes que buscan el agua viva y el pan de la vida. En este contexto, un estudiante podría definirse como un observador atento y sistemático que está dedicado en mente y alma a ser un ciudadano cósmico que crece con el Supremo.”

Charles aborda la naturaleza y la importancia morontial de los grupos de estudio, su estructura y liderazgo, las repercusiones de sus logros y

«Con Dios Supremo, la realización es el requisito previo para conseguir una posición — uno tiene que hacer algo, así como ser algo.”  [Documento 115:1.0, página 1260:1]  (negrita añadida)

El segundo artículo es Las repercusiones del Aleluya, de Neal Waldrup.  Es una melodiosa interpretación de El Mesías de George Frideric Handel  [1] y su lírica comparación de textos con El libro de Urantia:

“¡Aleluya! Dios era omnipotente y ya reina, Y el mundo en gloria viene a hacer el reino del Señor, ya reina aqui Cristo el Señor; Y reinara por siempre y siempre, Eterno rey; y al Señor, eterno rey.” 

En el documento titulado Los Hijos Creadores Paradisíacos (documento 21), un Perfeccionador de la Sabiduría duplica la expresión “Rey de Reyes y Señor de Señores”.

Por otro lado, parece significativamente más probable que sea una referencia implícita al verso correspondiente de las escrituras cristianas (Apocalipsis 19:16) que una cita al coro del Aleluya. No obstante, deberíamos tener en cuenta que los matices implícitamente políticos de la expresión «el reino de Dios» dieron muchos problemas a los primeros cristianos, tal como señala la comisión de intermedios en el documento 170.

Neal compara laboriosamente múltiples referencias de El libro de Urantia con pasajes de la Biblia y del trabajo de Jesús con sus apóstoles. En su artículo, menciona de pasada la doctrina de la expiación, la vida después de la muerte y la condena eterna, mientras lleva el mensaje de fondo de las repercusiones del Aleluya directo hasta el Juicio Final.

¡Feliz e iluminadora lectura!

Suzanne Kelly
[email protected]

[1] Compuesto en 1741 pero interpretado por primera vez en 1742.