Centro para la Unidad

Compartir la vida y enseñanzas de Jesús y construir un templo del Padre invisible cerca del mar de Galilea

El Centro para la Unidad es un proyecto vivo, y el concepto ha ido cambiando y evolucionando. Hace siete años me desperté y, justo antes de abrir los ojos, vi el mar de Galilea como en esta foto. Aunque no me cabía duda de que era el mar de Galilea, nada más estaba claro.

Varios meses después, una amiga de Suiza vino de visita y me pidió que la llevara a hacer turismo por el mar de Galilea. Fuimos de excursión por el Monte de las Bienaventuranzas y subimos a una colina. Cuando llegamos a la cima, me quedé mirando el mar de Galilea y se veía exactamente igual que en mi sueño. Fue entonces cuando empezó a surgir una vaga idea. Sentí que quería hacer algo en relación con la ubicación del mar de Galilea, pero no dejaba de preguntarme cuál sería el siguiente paso; desde entonces me hago esa pregunta. Preguntaba y luego escuchaba para ver si conseguía una indicación clara de que «este es el camino».

En 2016, la idea emergente del Centro para la Unidad se llamó Centro de Peregrinación Urantia de Tierra Santa. Iba a ser un hotel y centro de conferencias de primera categoría. A principios de 2017, me vinieron a la mente las palabras «un templo para nuestro Padre».

El hotel y centro de conferencias resultó ser un callejón sin salida. Intentamos adquirir terrenos para construir un hotel e incluso preparamos un plan de negocio detallado para financiarlo, solo para darnos cuenta de que lo que realmente queríamos construir era un templo para el Padre, una casa de culto.

Mientras escribo estas palabras, me invade la alegría de saber que si esta es la voluntad de nuestro Padre, y si este es el momento adecuado, en menos de cinco años inauguraremos en la Tierra el tercer templo del Padre invisible.

Empecé a compartir esta visión y descubrí que la gente se sentía atraída por ella y quería contribuir. Sin embargo, la visión seguía siendo borrosa y yo estaba confundido, así como las personas a las que atraía. Basta con decir que tuvimos algunas reuniones de equipo muy desafiantes antes de desconectar y esperar a tenerlo más claro.

En julio de 2017 se presentó la segunda pieza del rompecabezas. Junto al templo, habría un Centro Multimedia dedicado a difundir las enseñanzas del Maestro a todas las personas y destacar la unidad existente en todos los credos, sumergirse en la experiencia personal y compartir las enseñanzas del Maestro tal y como se reflejan en esos diversos credos.

Sin embargo, esa no fue la última palabra: tenía que surgir una visión más amplia. En marzo de 2020, el mundo entero se paralizó debido al brote de la pandemia COVID-19. En un día, toda la economía mundial se ralentizó, al igual que casi todos los viajes. Un año y medio después, los viajes se han recuperado un poco, pero aun así el número de peregrinos que llegan al mar de Galilea es solo el diez por ciento de los niveles anteriores a la pandemia. Nadie sabe cuánto tiempo pasará antes de que las cosas vuelvan a la «nueva normalidad».

La siguiente pieza del rompecabezas tenía que ver con hacer que el Centro Multimedia fuera accesible en línea para cualquier persona del mundo. Se llama el Metaverso de Jesús Metaverse (que, según un blog de Nvidia, significa «… un mundo virtual 3D compartido (o mundos) interactivo, inmersivo y colaborativo»).

Ya estamos en agosto de 2021 y tenemos planes concretos y un equipo para hacer realidad este sueño. Pronto compartiremos todos los detalles del Centro para la Unidad con la comunidad de estudiantes de El libro de Urantia.

Para obtener más información, visiten nuestro sitio web en: thecenterforunity.org o envíennos un correo a: [email protected].