Editorial del Journal – febrero 2016

Suzanne-editorialSaludos, amigos lectores del Journal.

En el primer número del Journal de 2016, tenemos cuatro artículos intelectual y espiritualmente desafiantes para la edificación de nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro espíritu. Nuestro primer artículo, Dios, el Gran Supervisor, es de Marc Belleau (Canadá). Marc se enfrenta a la creencia mundialmente extendida de que Dios es responsable de todo lo que el hombre soporta y nos muestra inteligente y amablemente algo distinto. Somos plenamente capaces de meternos en situaciones difíciles sin ayuda de nadie. ¿Realmente necesitamos creer que Dios nos manda desafíos adicionales para superar los errores que ya cometemos? Mark echa otro vistazo a los accidentes del tiempo y a las consecuencias de nuestras acciones escudriñando la ira y acciones nada afectuosas de un Dios castigador frente a las de un verdadero Dios Padre amoroso. Y concluye sabiamente que Nuestra imperfección e inmadurez son lo suficientemente grandes como para aportarnos todos los tiempos difíciles que hemos de afrontar durante nuestra existencia. Sin embargo, podemos aprender a usar nuestros errores como trampolines múltiples hacia niveles más altos de sabiduría.

Nuestra segunda colaboradora y excelente traductora al español del Journal, Olga López, nos lleva de vuelta a la escuela y nos da una valiosa lección sobre nuestra misión como lectores y creyentes en El libro de Urantia en Reflexiones para instructores y creyentes en la quinta revelación. A partir de las enseñanzas de Jesús, Olga las reformula en lenguaje moderno para hacerlas más fáciles de entregar a los que están buscando pero no han encontrado El libro de Urantia. Reformula lo siguiente: respeta siempre la personalidad del hombre. Una causa justa nunca se debe promover por la fuerza; las victorias espirituales solo se pueden ganar por medio del poder espiritual [Documento 159:3.2, página 1765:4] a (en lenguaje moderno):  Por mucho que pensemos que las enseñanzas del libro son muy superiores a cualquier otra doctrina, religión o corriente de pensamiento, jamás debemos imponérselas a nadie porque entonces no estamos respetando su personalidad, su camino, su libre albedrío.  Junto con todas las reformulaciones valiosas que ella comparte con nosotros, creo que la que destaca por encima de todas es: ¡El servicio no trata de abnegación ni de sacrificio, sino de hacer el bien con una sonrisa sincera en los labios!

Nuestra tercera colaboradora es una lectora veterana, Carolyn Kendall, cuyo padre la introdujo en El libro de Urantia en 1951, y lleva estudiando el libro desde entonces. Su artículo sobre La rehabilitación de Urantia engloba el entendimiento pasado y futuro: Nuestra revelación es una iniciativa única e integral si se la compara con los otorgamientos de revelación de los «planetas normales». La forma poco común de esta revelación —es un libro— encaja bien en nuestra condición de conejillos de Indias como mundo experimental que somos.  Desde los planes de perfección divina hasta los otorgamientos Melquisedek y la supervisión planetaria seráfica, nos instruye sobre lo que implica llevar a un planeta en cuarentena hasta su lugar luminoso en luz y vida y cómo somos una parte fundamental de su éxito.

Bob Ghen, nuestro autor final, ha abordado la parte más dura de El libro de Urantia en su artículo Acerca de estudiar el Prólogo de El libro de Urantia. Toda una tarea épica para nosotros, el Prólogo fue abrumador también para Bob, pero finalmente comprendió que es evidente que el estudio en profundidad de El libro de Urantia es un proyecto de toda una vida. Así que gran parte de los significados verdaderos de los reveladores pueden revelarse incluso captando un poco más el Prólogo. Todo comienza con una primera ventaja; un empuje intelectual que inicia el andamio de entendimiento en el que pueden crecer conceptos aún más altos. El que pronto se abre a una nueva e iluminadora esfera experiencial de comprensión cósmica progresiva. Se refiere a Bill Sadler Jr., a su captación de los significados reales, y deduce finalmente que el estudio en profundidad del Prólogo es una de las inversiones más sabias de tiempo y esfuerzo que se pueden hacer en esta vida.

Feliz e iluminadora lectura…

Suzanne Kelly
[email protected]

P.S. Sigo buscando director adjunto, correctores y, por supuesto, ¡artículos!

Nota: Todos los artículos deben seguir el formato de cita que se emplea en El libro de Urantia;  p.ej. [Documento 141:4.2, página 1590:5]

leer más sobre Anuncios.